Tema 2017

underground-1081975_1920

UNIV 2017: Un mundo en movimiento

Todo fluye, dice un filósofo: pero, ¿hacia dónde?

Si miramos a nuestro alrededor, la vida es movimiento sin pausa. Y hoy, más que nunca parece acelerarse. Es la movilidad del trabajo, con ritmos cada día más apremiantes, las redes móviles, las comunicaciones siempre más veloces, que ninguna barrera puede entorpecer.

Es el descubrimiento de saberse “con-mover”, la energía de una pasión a dominar, el inesperado terremoto de un dolor, la ola poderosa de una ocasión que hay que aprovechar.

Movimiento: es la movida, una danza alocada y sin frenos, sin preguntas y sin meta. La necesidad de más adrenalina para sentir que se pisa fuerte, las quimeras ilusorias de un progreso irrefrenable. El ansia de unos por estar en el centro del mundo, mientras algo llama a salir hacia la periferia.

Es la provisionalidad de afectos y situaciones, que parecen estar en continua evolución y llevan a preguntarse si hay algo digno de confianza y perdurable, en el que valga la pena invertir… dinero, lágrimas, vida.

Es el éxodo masivo de poblaciones: movimiento de huida del horror, de esperanza en una paz posible, búsqueda de una nueva estabilidad, movimiento de quien sabe acoger y crear hogar para el que llega, movilización de quien se pone en acción y se descubre a sí mismo en este empeño.

Es el movimiento lento que va en aumento, al ritmo de la naturaleza y de la vida: un paso paciente y fiel.

En muchos, especialmente jóvenes, el movimiento es el inicio del camino. Es vencer la parálisis de la indecisión y el miedo del primer paso, de tocar la primera nota de la propia sinfonía. Es el arte de despegar o lanzarse a algo que valga la pena.

Para el 2017, el UNIV te invita a emprender el camino de la migración y sumergirte en este flujo que circula permanentemente y que parece no tener un rumbo determinado. En tu ruta se levantan grandes interrogantes sobre lo que cambia y lo que perdura. Podrás profundizar sobre el tiempo y el movimiento, así como sobre el enriquecimiento del intercambio y la seguridad de lo permanente.

Se trata de un tema transversal a todas las áreas científicas: está presente en toda la cultura contemporánea. Las ciencias sociales podrán ahondar en las raíces culturales y antropológicas de la humanidad, cuestionadas por los encuentros entre culturas diferentes, los desafíos de la llamada “sociedad líquida”, las posibilidades de las nuevas fronteras de la comunicación, que acercan mundos cultural y geográficamente lejanos y los hacen permanentemente presentes. Las disciplinas científico-experimentales aportarán analizando las leyes espacio-temporales, el atractivo de redefinir los confines del universo, las consecuencias ambientales de los movimientos migratorios, los cambios en la salud de las personas sujetas a una vida de mayor tensión o la importancia de los ciclos naturales. Las ciencias urbanísticas podrán estudiar la fluidez en la arquitectura o los nuevos retos que suponen los flujos migratorios en el espacio urbano. Las ciencias económicas investigarán sobre la sociedad de rápido consumo y los ciclos económicos o de mercado, proponiendo soluciones para un desarrollo sostenible. El arte mirará a los modos que el hombre ha inventado para detener el movimiento y hacer inmortal el instante, a través de la imagen, la literatura y la música, hasta llegar al cinema, la “séptima arte”, la del movimiento.

De este modo nos adentraremos en temas claves para el hombre. ¿Estamos realmente ante un fenómeno único, al que nunca antes se ha asistido en la historia de la humanidad?… A fin de cuentas, ¿no es el movimiento lo más propio de la vida misma?Pero si todo cambia, ¿qué es lo que permanece?