Los héroes anónimos de la crisis de refugiados

19 May Los héroes anónimos de la crisis de refugiados

“Es un viaje triste. Vamos a ver la catástrofe humanitaria más grande tras la II Guerra Mundial”. Estas fueron las palabras del Papa antes de su viaje a Lesbos, donde agradeció el papel fundamental que están jugando los voluntarios.

Sus brazos han sacado del agua a muchos refugiados y sus rostros los primeros en regalarles una sonrisa tras un penoso viaje marcado por el dolor.

MAURO CASINGHINI, de la Orden de Malta, dijo”Leemos en sus ojos la sensación de terror que provoca este viaje”. Sus médicos están entre la tripulación de los barcos italianos que patrullan en el mar a la búsqueda de barcazas llenas de inmigrantes desde 2008.

“Trabajar en una patrullera no es lo mismo que trabajar en un hospital. En febrero de 2015 tuvimos que hacer una operación ante olas de 8 metros”.

Y si la Orden de Malta trabaja desde los barcos los socorristas de la ONG Proactiva Open Arms lo hacen a pie de playa. Su caso ha sido uno de los más conmovedores en la crisis de refugiados.

Son profesionales del rescate en el mar que decidieron pasar a la acción y trasladarse a Lesbos. Desde la playa ayudan a desembarcar a los refugiados y si es necesario se meten en el agua para sacarlos de allí.

ÓSCAR CAMPS de Proactiva Open Arms: “Nos dimos cuenta de que la situación era muy complicada; que sacabas a un niño y cuando volvías a por los padres, los padres ya no estaban. La realidad es que es muy duro hacer de Dios”.

La experiencia más dramática que recuerdan fue octubre de 2015, cuando se encontraron ante un naufragio a tres millas de la costa. En el agua había cientos de personas.

“Ya estaban muriendo, había cadáveres, había niños flotando… era dantesco. No sabíamos por dónde empezar y éramos cuatro socorristas con dos motos de agua. Cuando ves todo lo que hemos podido hacer nosotros con nuestras manos y nuestros propios recursos… ¿Qué podía haber hecho la administración si se lo hubiera propuesto?”.

En su discurso final ante el pueblo de Lesbos el Papa agradeció a los voluntarios y a la población local sus esfuerzos por aliviar el sufrimiento de los refugiados. Les dijo que son “custodios de humanidad” y recordó que Dios está con el que sufre.

La Organización Internacional para las Migraciones calcula que en lo que va de año han fallecido en el mar casi 1.400 personas y que entre 2014 y 2015 fueron más de 6.000.

Fuente: Rome Reports