La psicología de los Social Media

social-media

13 Feb La psicología de los Social Media

Autora: Yolanda Wikiel

Fuente: Interaxion.

¿Qué hace que nuestros ojos se queden atrapados a una pantalla y que nuestros dedos se dediquen a teclear? La psicóloga Sherry Turkle, profesora en el MIT (Massachusetts Institute of Technology) y autor de “Alone, Together: Why We Expect More From Technology and Less From Each Other”, explica qué es lo que nos engancha a la tecnología.

P. Exactamente ¿por qué estamos tan apegados a nuestros dispositivos digitales?

R. Nos dan algo que nuestros cerebros realmente quieren: la oportunidad de conseguir lo que llamamos “el comportamiento de búsqueda”. Nacemos como cazadores-recolectores y de alguna manera una búsqueda en Google es como salir y cazar a un ciervo que llevar a casa. Activan en nosotros ese instinto y crean una descarga emocional.

P. ¿Realmente es tan adictiva la tecnología?

R. Yo prefiero utilizar otra palabra: Yo diría que la tecnología es extremamente seductiva. Un smartphone ofrece algo que no es como el placer de ver pasivamente la televisión y nuestros cerebros son enormemente vulnerables a ello.

 

P. Porque con la televisión eres un espectador y aquí eres un participante activo, 

R. Sí, es una tormenta perfecta. Nuestros cerebros buscan estimulación constante, y estos dispositivos nos permiten evitarnos las esperas e ir directamente a las atractivas y sonoras carnadas.

P. ¿Qué es lo que hace que saltemos ante cada ring?

R. Es el deseo de descubrir quién te busca y no realmente el contenido relacionado con en el texto.

P. ¿Cuál es el problema de estos hábitos?

R. Hay mayor intolerancia con los momentos aburridos de la vida. Parte de mi trabajo de investigación consiste en pararme y ver lo que ocurre en cuanto los coches se detienen ante una señal. En el momento en que la gente detiene el coche busca su teléfono. No pueden quedarse solos con sus pensamientos. Los padres deben enseñar a los niños que no hay motivo de pánico si no tienes tu teléfono a tu lado. Si no le enseñas a los niños que no hay problema con estar solo únicamente sabrán cómo quedarse solos.

P. ¿Por qué es tan satisfactorio conseguir amigos en Facebook y seguidores en Twitter?

R. Como psicóloga, lo que oigo más a menudo es: “Nadie me escucha”. Con todos estos “amigos” y seguidores, tienes automáticamente gente que te escucha.

P. ¿Así que se trata únicamente de contactos sin sentido?

R. Pueden tener un sentido. Los Social Media y el enviar mensajes de texto son modos estupendos de mantener el contacto. Pero eso no significa que toda tu vida social tenga que desarrollarse online. Es un buen suplemento para la interacción cara a cara, que ésta no es substituible. Con los ciber-contactos no ejercitas las mismas competencias emocionales que tienes en persona.

P. ¿Por qué enviar textos se ha vuelto más común que hablar? 

R. Porque protege a las personas ante la posibilidad de un enfrentamiento. Hay una entera generación que no está aprendiendo cómo tener una conversación. Le pregunté a algunos niños por qué elegían evitar la comunicación cara a cara, y un niño me dijo: “Porque ocurre en tiempo real, y no puedes controlar lo que vas a decir”. Sin esta aptitud, los niños no están preparados para negociar en muchos de los encontronazos de la vida.

P. ¿Los smartphones dañan las relaciones?

R. Sí, mientras permitas que tu atención se balancee. He observado muchas conversaciones en cenas de adultos jóvenes. Digamos que hay un grupo de siete personas. Tres están involucrados en la conversación al mismo tiempo. El resto está vigilando al grupo, para ver si hay suficiente gente participando en la conversación de modo que ellos pueden volver a sus teléfonos. Todo mundo entra y sale alternativamente de la discusión, diciendo un “¿cómo dices?” Esas conversaciones no pueden abarcar temas profundos. Un estudio reciente mostró que si pones un teléfono en la mesa los temas personales e importantes no saldrán a la luz. No te gustaría empezar a hablar de la enfermedad de tu madre si existe una gran posibilidad de que seas interrumpido y te sientas herido. No es que la gente no tenga cosas profundas que contar. Pero estamos destrozando las condiciones para poder decirnos esas cosas unos a otros.

P. ¿Dirías que la tecnología nos está haciendo más tontos?

R. Estoy a favor de la tecnología. Pero el mundo digital a veces nos hace olvidar lo que sabemos de la vida: que no hay regalo más grande que darle a alguien nuestra completa atención. ¿Por qué usamos estas herramientas de maneras que nos hacen quitarle la atención a los demás? No parece que eso sea muy inteligente.